;send', 'pageview'); Desenmascarar a Los Testigos de Jehova: El escándalo por abuso sexual de menores en los Testigos de Jehová: El “lado B” de una de una imagen que pretende ser perfecta

domingo, 28 de septiembre de 2014

El escándalo por abuso sexual de menores en los Testigos de Jehová: El “lado B” de una de una imagen que pretende ser perfecta

Digamos que “la cuestión de la sangre” "La sangre y los Testigos de Jehova" en los Testigos de Jehová es el asunto más notoriedad al gran público ya que -inevitable y cíclicamente- algún Testigo se deja morir o deja morir a un familiar negándose a transfundirle. El otro argumento de menos notoriedad, pero no menos grave, es el de las acusaciones por abuso sexual de menores. Me explico: 

  En el año 1998 un “anciano” (ellos a sus “pastores” les llaman ancianos) de Kentuky llamado Bill Bowen, llenando unos archivos confidenciales de su congregación, encontró un caso de abuso sexual de una menor que databa de 1980.  El abusador era otro anciano al que Bowen conocía perfectamente, ya que había administrado su misma congregación en los últimos veinte años. Para la propia sorpresa, al revisar el archivo notó que no solo no se había reprendido al abusador, sino que jamás se había dado parte a la policía. Bowen empezó a interrogar sobre el asunto a sus superiores, pero rápidamente fue llamado al silencio por parte de las autoridades internas, e instado dejar las cosas como estaban. Por esa misma fecha el caso de Erica Graza -una chica que cuando tenía once años había sido abusada sistemáticamente por un anciano de su congregación- tuvo mucha repercusión en los medios estadounidenses. A raíz de esto Bowen puso un aviso en Internet para ver si había otros casos parecidos. 

Según lo describe Bowen, “la réplica fue una avalancha de respuestas cargadas de dolor y frustración”. Cientos de Testigos de Jehová que habían sido abusados y silenciados dentro de la Organización. A raíz de esto Bowen denunció el caso de su propia congregación y de varias otras personas. A este escenario se le sumó Bárbara Anderson: una Testigo de Jehová que había trabajado en Bethel (la sede central de la organización) durante últimas dos décadas. Inmediatamente se puso en contacto con Bowen; le dijo que ella tenía muchos casos más para añadir a su lista. A principios de 1990 uno de los líderes internos de la organización, le había pedido a Anderson que buscara dentro de los archivos internos, el manejo de los casos de abusos de menores dentro de las congregaciones. Lo que encontró (según sus propias palabras) la enfermó: 5000 informes (files) de abuso sexual contra niños referidos a unas a 23.000 personas que en EEUU, Canadá, Europa y América Latina.

  Todo esto guardado en el más absoluto de los secretos no solo para la gente foránea, sino para los miembros dentro de la organización. Bowen hizo público el asunto en una carta escrita al New York Times en agosto del 2002. Y fue inmediatamente expulsado de los Testigos por causar “divisiones internas”. A esta, le siguieron las expulsiones de Barbara Anderson y su marido, luego de 42 años de intachables servicios dentro de los Testigos. Distintas cadenas de noticias y programas de investigación periodística, se hicieron eco del asunto emitiendo emisiones especiales dedicadas al tema. Entre los más famosos figuran el programa de la BBC de Londres Panorama; Jehovah's Witnesses documentary 'Suffer the Little Children', El noticiero de la NBC Y CBS con su programa “El ojo de América”. Los escándalos se propagaron con denuncias judiciales en varios estados de Norteamérica extendiéndose hasta Europa. El 8 de abril del 2003, el programa televisivo Misión Investiga que se emite en la televisión sueca, realizó un programa especial con un número importante de miembros que fueron abusados durante su niñez y se acusó la congregación de “proteger a pedófilos” .Las autoridades de los Testigos iniciaron querellas judiciales por calumnias contra el programa, pero la justicia terminó absolviendo a los periodistas. 

Anderson en 2008 publicó un libro "Los testigos de Jehová en crisis: secretos de pedofilia en una religión estadounidense ", que contiene comentarios y unas 5000 páginas de documentación y registros judiciales de cortes en cuatro estados de EE. UU. En el libro Anderson critica duramente e la forma por la cual se trata dentro de la organización los casos de abuso y pedofilia. En él cita la revista “La Atalaya” del 1 de noviembre de 1995 donde se trata el tema y el procedimiento a seguir por parte de la congregación en caso de abuso sexual o de pedofilia, en páginas 28-29, del artículo, “Consuelo para los que tienen un espíritu herido, bajo el título ¿Qué pueden hacer los ancianos? Simplemente declara: “En el caso de que se niegue la acusación, los ancianos deben explicar al acusador que no puede tomarse ninguna medida judicial. La congregación seguirá viendo al acusado como inocente. La Biblia dice que debe haber dos o tres testigos antes de que pueda tomarse acción judicial (2 Corintios 13:1; 1; 1 Timoteo 5:19.)”.

Ante esta afirmación cabría preguntarse: ¿Qué tipo de pedófilo sería capaz de cometer semejantes actos delante de al menos “dos o tres” testigos oculares? ¿Uno subnormal? ¿Uno particularmente desviado y pervertido acaso? Lo cierto es que, debido al tipo de procedimientos que se siguen dentro de las congregaciones para tratar el caso de los pedófilos, los Testigos de Jehová, se han transformado (según boca del mismo Bowen) en un paraíso para los mismos. De hecho William Bowen ha fundado una ONG llamada “Silent Lambs” para dar apoyo psicológico y asistencia jurídica a las víctimas y desde la misma reclama que la organización -para mantener su imagen- ha hecho lo imposible porque estos casos no transciendan (llegando a acuerdos extrajudiciales millonarios) y protegiendo a los abusadores en detrimento de las víctimas. Los testigos de Jehová, en vez, creen que las críticas hacia ellos han sido causadas por Satanás el Diablo, «gobernante de la Tierra, sus medios de comunicación y todos los gobiernos»… Bueno, debemos acotar algunas cosas. 
En primer lugar, que ellos cultivan la ilusión de ser constantemente perseguidos. En muchos países realmente lo son. Y lo hacen saber. Pero en los países donde no son molestados por el gobierno o las instituciones, interpretan cada pequeño gesto de indiferencia u enemistad de los demás, como un gesto de hostilidad. La “persecución” presentada por ellos como un fantasma omnipresente y les es funcional en tres aspectos: por un lado les auto confirma que son los depositarios de la “verdad”, porque de acuerdo a sus creencias, quien posee la verdad debe necesariamente ser perseguido. Por otro, la existencia de “enemigos externos”, contribuye a la cohesión del grupo. Y por último, los Testigos de Jehová tienen una larga experiencia en transformar cualquier tipo de conflicto con el estado o similares, en ocasiones propagandísticas, explotando la corriente de simpatía de la que es objeto, aquel que se presenta como perseguido.

Fuentes: Armando Azeglio “Los Testigos de Jehovà: Historia y Anatomìa de una secta” Libro inèdito.

Fuentes: http://elojociego.blogspot.com.es/2012/07/el-escandalo-por-abuso-sexual-de.html

2 comentarios :

  1. Soy Armando Azeglio, el autor de este articulo, ex Testigo de Jehová y damnificado por esta secta. Te agradezco Jaime el honor que me has hecho al republicar mi nota. Y quiero felicitarte por la labor de concientización que estás haciendo. La Watch Tower está llena de pedófilos y la gente mira hacia otro lado. estoy tratando de publicar mi libro sobre esta gente. Cuando lo haga te aviso.

    ResponderEliminar
  2. No solo de pedofilos sino tambien de asesinos por mandar a la muerte a causa de doctrinas que no son biblicas , desunen familias y muchas mas cosas

    ResponderEliminar